El cuidado del cuerpo

#EnergiaPositiva

Un hombre rico tenía dos hijos a los que amaba entrañablemente y colmaba de toda suerte de bienes. Cuando los muchachos se hicieron adultos, le entregó a cada uno la escritura de una magnífica residencia preparada desde el día de su nacimiento. Ambas estaban muy bien construidas y tenían un diseño exclusivo, y ambas precisaban mantenimiento y continuas labores de conservación. Uno de los hijos hizo diligentemente todas las reparaciones necesarias e inclusive introdujo algunas mejoras; el otro, sin embargo, desoyó los consejos de su padre y dejó que la casa se deteriorara.

¿Cuál de los dos crees que gozó de la bendición de su padre? Muy simple, ¿no? El que demostró con hechos su agradecimiento y cuidó con esmero del obsequio recibido. Esta, claro está, no es una parábola de Jesús, pero bien podría serlo. Guarda relación con la de los dos constructores: el que edificó su casa sobre la roca y el que la construyó sobre la arena, cuyo desenlace harto conocemos. Esta podría ser una interpretación:

El hombre pudiente es el Padre celestial, que posee riquezas incalculables. Nosotros somos Sus hijos; las casas que nos legó, nuestros cuerpos, «formidables y maravillosos», según canta el salmista (Salmo 139:14). Una figura similar empleó el apóstol Pablo cuando dijo que nuestro cuerpo era «templo del Espíritu Santo» (1 Corintios 6:19). Todo edificio o templo evidentemente requiere mantenimiento, sobre todo si se quiere que resista las tormentas y sacudones de la vida. ¡Cómo no lo sabremos los que hemos vivido huracanes o temblores! Un modo de expresarle a Dios nuestro agradecimiento por el cuerpo que nos obsequió es, pues, cuidarlo bien. Los beneficios, cuando lo hacemos, son rotundos: Por una parte, quedamos mejor preparados para hacer frente a las desgracias y contrariedades que nos depara la vida; por otra, podemos gozar mucho más de todas las cosas buenas que el Padre celestial nos prodiga día a día.

1 Corintios 6:19-20 ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.

3 Juan 1:2 Querido hermano, oro para que te vaya bien en todos tus asuntos y goces de buena salud, así como prosperas espiritualmente.

1 Corintios 3:16 ¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes?

El cuidado del cuerpo
Scroll hacia arriba